Teletrabaja en Málaga provincia

La riqueza natural y paisajística de la provincia de Málaga convierte a sus pueblos en un lugar ideal para teletrabajar en ellos, y teniendo a una distancia cómoda los servicios de una gran ciudad.

Málaga “está que se sale”, que diríamos por aquí. 

No sólo es bonita y tiene uno de los mejores climas del mundo sino que, además, está de moda. 

Nada más que hay que ver el reguero de noticias de última actualidad para constatarlo:  

Esta algarabía de noticias debemos ponerla en relación con el profundo proceso de cambio en el que estamos inmersos como sociedad y que tan rápidamente ha impulsado la pandemia del Covid – 19, y que, de entrada ha supuesto un cambio profundo en las formas de trabajo y ha roto todos los tabúes clásicos hacia la eficiencia del teletrabajo.

A la par que ha evidenciado la saturación urbana y ha puesto la mirada en el mundo rural como lugar de destino idóneo para muchas personas que antes no lo contemplaban como posibilidad. 

Y este es un cambio que, aunque incipiente, apunta maneras para consolidarse. Será labor de todos hacerlo respetando las formas de vida rurales, como ya he comentado en otros posts de este blog.

Referente a la ciudad de Málaga como lugar de implantación para el centro de ciberseguridad, Google afirma que «La elección de Málaga para albergar este nuevo ‘hub’ de Google no es casual». «Esta región cuenta con gran talento, un ecosistema de ‘startups’ vibrante e incubadoras y aceleradoras de empresas que llevan cultivando el tejido tecnológico mucho tiempo», añaden. Y esa región, sin duda, es un territorio más amplio que la propia ciudad, por lo que esperamos que parte de esa inversión de 650 millones de dolares que Google anuncia para ayudar a la transformación digital del país pueda también notarse en estos ámbitos más rurales que ahora apenas habitamos unos pocos.

Y que esté en consonancia con esas palabras del CEO de la fundación de la World Mobile Capital, Carlos Grau, en las que ponía de manifiesto la existencia de una «emergencia digital«, siendo imprescindible trabajar en ella para reducir la brecha digital «y no dejar nadie atrás». En lo que queremos interpretar que ese no dejar a nadie atrás incluirá, necesariamente, el propio mundo rural que necesita de esos servicios con la misma intensidad que la propia ciudad.

Teletrabaja en Málaga WorkBay.

Y, conjugando todo esto, Málaga ha sabido ver todo ese conjunto de oportunidades que se están materializando en este momento de nuestra historia para lanzar una campaña publicitaria muy oportuna: “Málaga WorkBay”, en la que personas de otros países que han recalado en la ciudad para trabajar, difunden mejor que cualquier otra persona, las bondades de esta tierra nuestra que lleva por lema el rasgo identitario de su población: muy hospitalaria.

málaga workbay

Desde luego no podrían haber elegido mejor momento de difusión de la ciudad para lanzar dicha campaña. 

Leer estas noticias para alguien que reside y trabaja como profesional en un Pueblo de menos de 1.000 habitantes, después de haber vivido más de cuarenta años en la capital, sugiere la ilusión de que estas iniciativas pueden suponer una gran oportunidad para la integración territorial de Málaga provincia en pos de su dinamización.

Para ello solo hace falta una mirada generosa y adelantada a su tiempo, que no es poco.

O simplemente, vivir en un Pueblo para darte cuenta de lo poco que la ciudad sabe sobre lo que el mundo rural aporta al urbano y las potencialidades de este territorio.

Así que, ¿por qué no trabajamos para hacer extensiva esa opción del Málaga WorkBay a la provincia?

Cualquiera que viva en Málaga sabe perfectamente de la estrecha vincularidad de muchos de sus pueblos con la capital y de la riqueza natural de la provincia que la convierten en lugar idóneo para vivir en zona rural.

Si Málaga «es lista» sabrá que hay un grupo de profesionales que no sólo anhelan los servicios de una gran capital sino la riqueza paisajística y la tranquilidad que aporta un entorno natural. Y ahí, juegan un papel esencial los múltiples pueblos de la provincia que están a una distancia media relativa de no más de una hora de la capital.

Y esto ya es una realidad en esta provincia.

El boom del turismo de proximidad ha hecho que dos localidades malagueñas, Comares y Sayalonga, se ganen un hueco en las noticias de prensa por los logros económicos reportados a través de plataformas como Booking o Air B&B.

Por eso, y más aún ahora que Málaga se ha posicionado para celebrar una exposición de ciudades sostenibles defendiendo un ecosistema inteligente, sería de sabios integrar en todas esas dinámicas el territorio rural de la provincia. Porque, en un futuro inmediato que es ya casi presente, no habrá ciudad que se pueda tildar de sostenible ambiental, social y económicamente si no integra sus territorios rurales.  Y porque el inminente creciente auge del teletrabajo va a demandar cada vez más localidades cercanas, pero alejadas, de las grandes capitales de provincia.

Y Málaga, capital y provincia, tienen ahora la oportunidad de demostrar que no sólo se ofrecen como la sede dónde los países de todo el mundo traen a Málaga lo que se está logrando en materia de innovación con el fin de conseguir los ODS marcados por Naciones Unidas para tener un planeta sostenible ambientalmente, socialmente y económicamente» (como afirmaba el Alcalde recientemente) sino que además puede ser el ejemplo vivo de una integración territorial, dónde se materialice entre otros el cumplimiento de los ODS números 8 (trabajo decente y crecimiento económico), 10 (reducción de las desigualdades), 11 (ciudades y comunidades sostenibles), 12 (producción y consumo responsable) y 17 (alianzas).

Ante estas noticias y el logro que suponen para la capital, nuestra propuesta es trabajar para que esos beneficiosos efectos que todos esperamos reporte a Málaga en múltiples sectores, integre a su vez las zonas rurales de la provincia.

Málaga puede, y debe, atraer no sólo para sí, también para su territorio.

Málaga debe saber ver que su crecimiento y el de la provincia están interconectados. No por casualidad se la conoce como la capital de la costa del Sol. Porque Málaga sin ésta no sería lo mismo que es hoy. Y tiene que adelantarse a los tiempos y saber ver que Málaga es también la capital del interior. Y que apostar por expandir sus logros a la provincia traerá beneficios y resultados para todos.

málaga spain 4206527 1280

Y la Diputación provincial, cuyo principal sentido de ser está precisamente en esos pequeños municipios que la conforman y que tantas veces son olvidados en pro de la megaurbe costera en que se ha convertido el litoral de la provincia, si quiere hacer uso práctico de su logo “UNE”, no tiene mayor ni mejor escenario de trabajo, ni más ambicioso objetivo, que establecer y fortalecer lazos de unión entre los territorios (rural y urbano, costero y de interior) que conforman la provincia, que permitan extender las propuestas metropolitanas hacia espacios rurales contribuyendo así a su dinamismo

La Málaga de interior alberga cada vez más personas que hemos decidido cambiar para vivir nuestra proyección profesional desde escenarios más naturales y calmos como los que aporta el interior de la provincia. Y aún hay cabida para muchos más. 

Y, sin duda, el teletrabajo es una opción para el reequilibrio territorial por el que se trabaja en estos momentos. Pero, también lo es expandir algunos de estos proyectos a otras comarcas de la provincia.

¿Por qué no realizar algunas de las actividades de la World Mobile Málaga en Vélez Málaga, Antequera o Ronda y crear sinergias digitales con polos territoriales de la provincia generando un efecto de amplificación digital por todo el ámbito rural?

¿Por qué no impartir seminarios formativos desde el nuevo centro de ciberseguridad, o con apoyo del Polo Digital de Málaga, en institutos rurales de la provincia de pueblos pequeños en los que se fomente la inquietud por el aprendizaje digital para las futuras generaciones?

¿Por qué no trabajar para que el proyecto Málaga WorkBay no se limite a la capital sino que, en colaboración con los servicios de la diputación provincial de Málaga, se pueda expandir a toda la provincia?

Sin duda que todo esto requiere de esfuerzos. Y no sólo materiales, sino muchas veces, antes al contrario de mentalidad.

¿Tiene Málaga capital la visión de apostar por el ámbito rural de la provincia y contribuir a la mejora de sus servicios para que se pueda convertir en una zona de teletrabajo competitiva?

¿Somos conscientes de la potencial población generadora de empleo y oportunidades que se está formando ahora mismo y que mantiene vínculos con lo rural?

¿Podemos ver el potencial humano que podemos atraer a las comarcas de Málaga y que enriquecerán el tejido socioeconómico de la provincia, redundando sin duda en la imagen de la capital? O, incluso ¿Cuántas personas vinculadas al Parque tecnológico de la capital residen (o preferirán residir) en núcleos rurales ajenos a la densidad urbana de la capital?

La gran apuesta pendiente que tiene la capital por delante es saber liderar el territorio de la provincia a la que da su nombre. Y el gran reto para la Diputación Provincial de Málaga será conjugar sus esfuerzos con la capital para lograrlo.  

Y eso, en los tiempos actuales de cambio climático, saturación de ciudad, despoblamiento rural, riqueza (agro, turística y cultural) del campo malagueño, políticas europeas para el equilibrio y cohesión territorial, exige generosidad y reparto de proyectos entre todas sus comarcas. 

Por el camino surgirán muchos retos: alta prestación de servicios digitales, integración de la población, respeto a formas de vida, mantenimiento de los elementos identitarios de los pueblos, enfoque en la recuperación del patrimonio vernáculo de la provincia, … pero como todo en la historia, los pasos habrá que ir dándolos uno a uno y reconsiderándolos por momentos. 

Pero lo primero siempre será tener la capacidad de verlo e imaginarlo.

Yo creo en ello, ¿y tú, Málaga?

#nathium #conectadosconlatierra #Málaga #MalagaWorkBay #desarrollorural